masyoga | IYENGAR
15995
page-template-default,page,page-id-15995,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Iyengar Yoga

PRECISIÓN + ELEMENTOS DE AYUDA

Este es un estilo más estático, y al mismo tiempo intenso, que nos ofrece elementos de ayuda o props, (ej.: columpios, tacos de madera, bancos, sogas, sillas, etc.) que nos sirven para ejecutar asanas que aparentemente parecían imposibles de realizar, pudiendo permanecer en las mismas durante un mayor período de tiempo.

 

En esta práctica los detalles son esenciales para llegar a armar una forma final ideal, perfecta y prolija en cada postura.

 

Está indicado para quienes tengan que superar alguna dificultad física y como yoga terapéutico.

Origen del Iyengar Yoga

 

El sistema iyengar fué creado por el maestro indú B. K. S. Iyengar, quién es uno de los yoguis más famosos del mundo, y su enfoque científico sobre cómo alinear los músculos y el esqueleto, han revolucionado la forma de enseñanza del yoga en occidente.

 

La modalidad de las clases de iyengar son de una gran rigurosidad y precisión.

 

Este sistema nace cuando B. K. S. Iyengar se encuentra frente a las limitaciones físicas de los cuerpos de sus alumnos occidentales a partir de lo cuál crea o inventa las props o elementos de ayuda, (bancos de madera, sogas, columpios de inversión, almohadones, entre otros) que permiten al alumno principiante ejecutar asanas que parecian imposibles, perder el miedo a las posturas invertidas, permanecer más tiempo en las posturas, así como precalentar el cuerpo antes de ejecutar una posición exigente, como también superar defectos y límites físicos.

 

En este sistema se pone el énfasis en la precisión y los detalles durante la ejecución de las posturas, con el fín de alcanzar una forma final, prolija y un alineamiento ideal en el cuerpo.

 

Se desarman las posturas a sus formas más básicas y simples adaptándolas a las posibilidades físicas de cada practicante. El alumno trabaja siempre al nivel máximo que su cuerpo le permita.

 

En éste método se trabaja cada postura en forma individual, e intensa, enfocándola de diferentes ángulos, la práctica no es mecánica, ya que requiere una mente alerta y un alto grado de concentración y concientización de nuestro cuerpo.

 

¿Quiénes lo practican?

 

Si bien es una práctica muy intensa, el nivel de intensidad y exigencia se adapta a las posibilidades del alumno, por lo cual sus adeptos varían en cuanto a edad y estado físico, se lo utiliza como yoga terapeútico, ya que se demostró su eficacia como complemento para tratar muchas enfermedades e incapacidades, como desequilibrios y deformidades musculoesqueléticas, mal funcionamiento de los órganos y desórdenes psicológicos.

 

La mala postura hace que la sangre no circule bien, ya que las curvas naturales de la columna no se mantienen, éstas curvas sirven para distribuir equilibradamente el peso de nuestro cuerpo a través de la columna vertebral. La espina dorsal es la estructura a la que están unidos los órganos y los miembros, y las desviaciones perjudican no sólo al alineamiento de huesos y músculos, sino también al espacio interno en nuestro cuerpo del cuál se dispone para cada órgano, si un organo está comprimido, la sangre no lo oxigena adecuadamente.